Los conflictos se originan al reconocer diferencias. ¿Serias capaz de visualizar un mundo donde todos fuésemos iguales, tuviésemos los mismos gustos, vistiésemos igual, fuéramos a los mismos lugares?…..imagino que reconoces lo “desagradable” de tal visualización. Ahora bien, si somos capaces de apreciar que las diferencias son naturales e incluso necesarias, ¿porque relacionamos esa diferencia con un conflicto en la mayoría de las ocasiones?

La respuesta es el miedo. En las distintas manifestaciones que tiene, el miedo es el que origina nuestras reacciones frente a lo nuevo, lo que es diferente, lo que no controlamos e incluso ante aquello que no habiéndolo experimentado personalmente nos han inculcado en nuestra educación o nos transmite el entorno donde nos desarrollamos.

pair-707509_960_720

Así, desarrollamos de forma inconsciente un carácter que nos ayuda a desarrollarnos en sociedad, nos protege y nos “vincula” al mundo de la manera más sana posible para nosotros. Conocer como nos comportamos ante los conflictos, como nuestros pensamientos son los primeros que condicionan nuestras actuaciones y que por lo tanto la positividad o negatividad de los mismos nos llevarán a buscar soluciones positivas o negativas, son la base para comenzar a trabajar no solo intentando resolver un conflicto determinado, sino como reconocer cuando se va a originar el próximo y elegir “libremente” si queremos participar del mismo.

¿Empezamos?

VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL